andrés beeuwsaert DOS RÍOS

Beeuwsaert, nacido en Olavarría hace 31 años, le debe el apellido a un bisabuelo belga que desembarcó en las pampas a principios de siglo, y el prestigio como versátil pianista de música popular contemporánea, a una serie de encuentros que surgieron (casi) por casualidad. El primero fue a los 17, cuando recaló en la Universidad de La Plata para estudiar composición y dio con sus compañeros del trío. Fue la semilla que germinó Aca Seca. Después, la invitación de Fats Fernández para integrarse a su combo jazzero; la de Javier Malosetti para sumarse al trío que, en cuatro años, se paseó por festivales internacionales en Francia y España; y, finalmente, la de la banda de Aznar con la que recorrió varios países más, además de participar en sus últimos tres discos: Aznar canta Brasil; Quebrado y el en vivo Aznar-Lebón. “Me resultaba impensable llegar a tocar con ellos, pero sucedió. Fue una experiencia increíble… Cuando me enteré de que Pedro era fan de Aca Seca casi me muero”, recuerda el pianista. Dos ríos es un disco esencialmente acústico, enmarcado por la inevitabilidad del piano como instrumento central, por su heterogeneidad dentro de un todo homogéneo y por la carencia de letras. Excepto dos versiones de su admirado Eduardo Mateo (“Tras de ti” y “La mama vieja”), el resto de las composiciones es instrumental. “Incluso la voz de (la cantante brasileña) Tatiana Parra está usada como un instrumento más”, explica.

Beeuwsaert dice que se encontró con el disco: sumó algunas grabaciones caseras a un demo que había registrado con la cantante paulista y llegó a las doce piezas, calmas y perfectas, que lo pueblan. “Se armó solo. Fue una sumatoria de canciones y, cuando me quise acordar, ya tenía material suficiente como para publicarlo. No fue algo preconcebido, como suele pasar, sino que me encontré con varias cosas que tenía grabadas y quería que perduraran de alguna manera. Soy muy poco conformista con lo que hago, y quise aprovechar lo que me cerró… Cosa que no suele pasarme”, afirma. Dos ríos tiene dos significados: además de ser el nombre de una playa de Río de Janeiro que inspiró una de las piezas, alude al Paraná y al De la Plata. Según él, porque su música involucra gente de ambas orillas: Facundo Guevara, Víctor Carrión, Fernando Silva, Ezequiel Dutil, Juampi Di Leone, Nico Cota y, claro, el inmortal Mateo. “Hice dos versiones muy diferentes de sus canciones. Nunca me pareció piola hacer un cover tal cual, sino lograr una visión propia. Los covers me parecen una falta de respeto, y más tratándose de Mateo, un tipo que se construyó rompiendo lo establecido.”

 

 

Músicos:
Loli Molina: voz (4, 3 y 1)

Tatiana Parra: voz (11 y 6)Victor Carrión: saxo soprano (12, 9, 6, 2) y flauta (12, 9 y 2)
Juan Pablo di Leone: flauta en sol (1)
Aline Gonçalves: flautas (10)
Dana Najlis: clarinete (12, 2)
Ezequiel Dutil: contrabajo (5, 4, 3, 1)
Fernando Silva: contrabajo (12, 11, 9, 6, 2); cello (2-12); bajo fretless(8)
Matías Mendez: bajo fretless (5)
Hernán Segret: guitarra acústica (8)
Juan Quintero: guitarra (2)
Lucio Balduini: guitarra eléctrica (3)
Matías Zabaljáuregui: guitarra eléctrica (4)
Nico Cota: percisión (5, 4 y 3)
Mariano Cantero: percusión (2)
Facundo GuAndrés Beeuwsaert: piano (1-12); teclados (5, 4, 3 y 1); glockenspiel y cymbals (9) y voz (8, 4 y 1)
Tracklist:
01 – Incio
02 – Dos Rios
03 – Madrugada
04 – Tras De Ti
05 – Caracol
06 – Nazuk
07 – A.M.
08 – La Mama Vieja
09 – Nocturna
10 – Umbral
11 – Encuentro
12 – Adagio